6 Reglas de Oro del Ajedrez

Comparte

4.3/5 - (6 votos)

6 Reglas de Oro del Ajedrez

6 Reglas de Oro del Ajedrez, que todos Deberían Saber

Hoy vamos a hablar de las reglas de oro del ajedrez, que todo el mundo debería conocer. Estos principios no se refieren a la táctica o la estrategia, sino a la psicología del ajedrez. Mira siempre tus juegos desde la perspectiva de estas verdades inmutables, y seguro que empezarás a obtener excelentes resultados.

1. Si no Atacas, Defiendes. Si no te Defiendes, te dan Jaque Mate

Aunque se trata de una regla bien conocida y de sentido común, muchos ajedrecistas la ignoran por completo.

Por supuesto, será mucho más fácil dar jaque mate a tu oponente si estás activo junto a su rey. Y eso es sólo una faceta de esta ley.

El segundo dice que la consecuencia natural del juego pasivo es la necesidad de defenderse. Y cuando te atacan, es mucho más difícil lanzar un ataque tú mismo.

Pero incluso en un estado de defensa forzada, siempre vale la pena buscar una oportunidad para aprovechar la iniciativa y lanzar un ataque. Si te precipitas en un ataque cuando no estás preparado, es probable que tu posición empeore pronto.

Por supuesto, hay excepciones, pero como regla general, si estás bajo ataque y no te defiendes, inevitablemente recibirás mate.

2. Si no te Quedan Piezas, Recuerda que el Rey También es una Pieza

A menudo los ajedrecistas no hacen uso del poder del rey, lo que resulta inútil. Si en la apertura y el medio juego el rey es un estorbo y necesita protección constante, en el final puede convertirse en un monstruo de ataque. Cuando no hay damas ni torres en el tablero, el rey empieza a dominar.

Si no te Quedan Piezas, Recuerda que el Rey También es una Pieza

 

Así que tu trabajo es asegurarte de que tu rey esté en la posición correcta en cuanto empiece el final del juego. Si no la desarrollas con suficiente antelación, hay muchas posibilidades de que el rey de tu oponente ocupe los mejores lugares, alejando el tuyo de sus peones pasados.

Esta es una mala situación, y todos los ajedrecistas tratan de evitarla.

3. No te Apiades de tus Oponentes, porque ellos no se Apiadarán de ti

El ajedrez es un deporte competitivo. Para ganar, tenemos que rendir al máximo y hacer las mejores jugadas que podamos. Pero, ¿cuántas veces ha oído decir a otros ajedrecistas que «no hicieron la jugada objetivamente más fuerte porque se compadecieron de su oponente y quisieron darle una oportunidad de luchar»?

Desde el apogeo de esa «caridad» un ajedrecista suele relajarse, pensando que como ya ha «casi ganado» una partida una vez, podrá volver a hacerlo. Pero, por desgracia. Al final, su posición empeora con cada movimiento, y entonces pierde.

Así que es mejor evitar estas situaciones. En el ajedrez, siempre hay que jugar la jugada más fuerte, independientemente del estado emocional.

4. Si ves una Buena Combinación, ¡Adelante!

Encontrar una buena combinación es difícil. El hecho más sorprendente es que muchos ajedrecistas, cuando encuentran una combinación ganadora, tienen miedo de jugarla.

¿Por qué? Tal vez no estén seguros de su capacidad de cálculo. Simplemente no confían en sí mismos. Pero en el ajedrez, como en la vida, no hay que tener miedo de tomar decisiones y responsabilizarse de sus consecuencias. Si has calculado una combinación y ves una clara victoria, deja de preguntarte «qué pasaría si». Sólo tienes que ir por ello.

5. Si estás Perdiendo, Asume un Riesgo Calculado

Si tenemos una posición perdedora, la regla anterior se vuelve aún más relevante. Cuando ya estás perdiendo, no tienes nada que perder. Al fin y al cabo, si sigue haciendo lo mismo que antes, es más probable que pierda.

Para ganarse una oportunidad de luchar, tiene que complicar su posición.

Si estás Perdiendo, Asume un Riesgo Calculado

Además, tu oponente siente que está ganando. Ya está emocionado porque el partido terminará pronto y tendrá 1 punto a su nombre. Por eso, dificultar la posición, aunque suponga un sacrificio cuestionable, es una buena idea. Será un choque psicológico para el adversario. Al fin y al cabo, antes creía tener el control absoluto de la posición, y ahora parece completamente diferente. Todavía puede ganar, pero esto te dará más posibilidades de conseguir un empate o incluso una victoria.

6. Todo el Mundo tiene Miedo de Perder

Todo el mundo tiene miedo a perder. E incluso los ajedrecistas que dicen no tener miedo a perder no piensan en el resultado de la partida. Créeme, lo hacen.

Y los jugadores de mayor rango tienen mucho más miedo a perder que los de menor rango. Después de todo, su reputación está en juego. La lógica habitual: el ajedrez significa mucho más para un jugador con una puntuación de 2200 que para un aficionado con una puntuación de 1000.

Pero, objetivamente, perder es simplemente una señal de que estás haciendo algo mal. Y ese algo se debe principalmente (y normalmente en un 95%) a sus métodos de entrenamiento, o a la falta de ellos.

Tal vez te Pueda Interesar


Comparte

Comentarios

  1. Isidoro 2 de febrero de 2022
  2. Xavi Acero 21 de abril de 2022

Deja un comentario