El Primer Campeón Mundial de Ajedrez: La Tragedia de Wilhelm Steinitz

Comparte

5/5 - (1 voto)

El primer campeón mundial de ajedrez acabó en un hospital psiquiátrico tras perder en Moscú. La tragedia de Steinitz

El Primer Campeón Mundial de Ajedrez La Tragedia de Wilhem Steinitz

Los atletas brillantes a menudo resultan ser personalidades ambiguas en la vida cotidiana. El primer campeón mundial oficial en la historia del ajedrez , Wilhelm Steinitz , fue una de esas personas. Vio todo: brillantez, terrible pobreza, victorias y derrotas, la trágica pérdida de seres queridos. Su vida terminó en un hospital psiquiátrico hace casi 122 años, el 12 de agosto de 1900.

Desde el Gueto

Cuando oímos la palabra «gueto», solemos imaginarnos una zona pobre y criminal de Estados Unidos, llena de negros armados. Steinitz nació en un gueto judío de Praga. Aunque los negros con armas no corrían por allí, la pobreza en ese barrio era terrible. Wolf (más tarde se llamaría Wilhelm ) fue el decimotercer hijo. Como es lógico, la principal preocupación de los padres era alimentar a sus hijos.

Pero Steinitz seguía procediendo de una familia judía, en la que incluso en tales circunstancias se prestaba gran atención a la educación. Su padre, Josef, vio en su hijo talento para el ajedrez y fomentó esta afición de todas las maneras posibles. Esto también le ayudó en matemáticas, por lo que Steinitz fue enviado a Viena para estudiar en la escuela politécnica.

Dinero, Apuestas, Estudios y Despedida

Fue en Viena donde Steinitz cambió su nombre de Wolf a Wilhelm. Simplemente le gustaba más así. En lugar de estudiar, se reunía con otros estudiantes en cafés, donde ganaba dinero apostando en partidas de ajedrez. A menudo apostaba por sí mismo y ganaba a todos de forma consecutiva. Así fue como el joven se dio cuenta de que se puede ganar dinero con el ajedrez y no tener que arruinar su salud en fábricas y talleres.

La escuela politécnica también pensó que Steinitz debía concentrarse en otra cosa y lo expulsó por suspender un curso. Así comenzó una nueva e interesante vida para Wilhelm, con muchos viajes.

Steinitz se Adelantó a su Tiempo

Londres, Nueva York, Baden-Baden… dondequiera que haya ganado torneos. Y ahora era el momento de dar el siguiente paso y luchar por algo que nunca antes se había luchado en la historia del ajedrez. Por el título mundial oficial.

Johann Zukertort - Wilhem Steinitz

FOTO IMÁGENES DE BELLAS ARTES IMÁGENES DE PATRIMONIO IMÁGENES GETTY

Steinitz se adelantó a su tiempo. Desarrolló la doctrina del juego posicional, que sustituyó al romántico juego de combinación que había dominado el ajedrez durante mucho tiempo. Fue una verdadera revolución. Uno de los pocos que podía hacer algo contra Steinitz era Johann Zukertort. Con él jugaron un partido por el título de primer campeón del mundo en 1886.

Los expertos señalaron que Steinitz tenía el don de la previsión y predecía las futuras combinaciones de su oponente con una precisión sorprendente. ¡Y así ganó! Y luego defendió su título varias veces más. Todo esto continuó hasta 1894, cuando empezaron a ocurrirle cosas extrañas a Wilhelm.

Drama Familiar y una Terrible Depresión

En 1894, Steinitz perdió el título mundial ante Emanuel Lasker. La razón principal de su derrota no fue que perdiera repentinamente su talento. El hecho es que poco antes había perdido primero a su hija de 18 años, y luego también murió su querida esposa. Depresión profunda, estrés – simplemente no podía concentrarse en el ajedrez. Al mismo tiempo, Wilhelm publicaba una revista de ajedrez, pero también tuvo que abandonarla. El drama familiar eclipsó todo lo demás.

Al cabo de un tiempo, a Steinitz le pareció que había entrado en razón. E inmediatamente pidió a Lasker la revancha. Aceptó, y el partido debía celebrarse en Moscú. Steinitz perdió limpiamente contra Lasker, pero decidió quedarse en Rusia, con la esperanza de ganar algo de dinero realizando clases de ajedrez y consultas.

En un Hospital Psiquiátrico

Para dictar un texto para discursos y consultas, Wilhelm invitó a una taquígrafa a su habitación de hotel. La mujer sospechó inmediatamente que algo iba mal. Steinitz seguía sacando la cabeza por la ventana y no explicaba por qué lo hacía. Y siguió murmurando algo para sí mismo, sin darse cuenta de que había alguien más en la habitación. La taquígrafa pidió a la administración del hotel que investigara el comportamiento del extraño hombre.

Se llamó a un médico para que viera a Steinitz, quien le convenció de que se sometiera a un tratamiento en un hospital psiquiátrico de Moscú de forma gratuita. Sorprendentemente, el ajedrecista no tuvo que ser forzado o coaccionado. Al parecer, el propio Wilhelm se dio cuenta de que le pasaba algo.

Nadie Creía que Fuera un Gran Jugador de Ajedrez

En esa época, Steinitz se mantenía generalmente cuerdo y, a diferencia de otros huéspedes del hospital que se autodenominaban «Napoleón» o » Alejandro
de macedonia. Los médicos estaban encantados de trabajar con él, a pesar de su locura temporal. Sin embargo, ninguno de ellos creía que se enfrentaba a un gran ajedrecista, un campeón del mundo.

Un joven médico y un aspirante a jugador de ajedrez escucharon la conversación por casualidad. Decidió ver si el hombre un poco loco sabía realmente jugar al ajedrez. Steinitz sacó su torre del tablero, dando así ventaja a su oponente. El médico empezó a tener aún más dudas de que fuera realmente el campeón del mundo. Pero entonces Wilhelm ganó fácilmente tres partidas y convenció al médico de que realmente era quien decía ser.

La actitud de Steinitz cambió radicalmente y en menos de un mes ya se había ido a casa, a Estados Unidos, donde se había trasladado en plena carrera. Volvía a estar en la pobreza y la indigencia, simplemente no había nada de lo que vivir porque, aparte del ajedrez, no sabía ganar dinero con nada y no era fácil hacerlo en Estados Unidos.

Tuvo otra crisis nerviosa y Steinitz acabó de nuevo en un hospital psiquiátrico. Esta vez en Nueva York. Los médicos estadounidenses no pudieron encontrar el enfoque adecuado para el genio. El gran ajedrecista murió a los 64 años.

Tal vez te Pueda Interesar


Comparte

Deja un comentario