• Home
  • Artículos
  • La Relación de Albert Einstein con Emanuel Lasker y el Ajedrez

La Relación de Albert Einstein con Emanuel Lasker y el Ajedrez

4/5 - (5 votos)

Albert Einstein y Emanuel Lasker - Amigos

Campeón del mundo durante 26 años, Emanuel Lasker fue una figura imponente. Habla bien del ajedrez el hecho de que encontrara tanto en él.

Su amigo Albert Einstein, que describió a Lasker como una de las personas más interesantes que había conocido, vio una nota trágica en esta pasión.

«Nunca pudo liberar su mente de este juego», dijo Einstein, «ni siquiera cuando se ocupaba de problemas filosóficos y humanitarios».
Lasker veía el tablero de ajedrez como un escenario en el que la humanidad podía mostrar sus mejores cualidades.

«Hay magia», dijo, «en el maestro de ajedrez creativo».

En su libro filosófico Struggle, Lasker escribió que la vida y el ajedrez se reflejan mutuamente. El denominador común, decía, era «lo que más le gusta a la naturaleza humana: la lucha».

Un visitante de su casa en los últimos años podría ser conducido ante una mesa de ajedrez y desafiado por el anciano gran maestro, que haría un movimiento y declararía: «Defiéndase».

Lasker era un discípulo declarado de la verdad. La educación convencional, decía, era «una espantosa pérdida de tiempo y de valores».

En el ajedrez y en la vida, declaraba, uno debe buscar retos, no evitar las tareas difíciles.

Einstein escribió el prólogo de la biografía de Lasker

Emanuel Lasker fue el único campeón mundial de ajedrez alemán (1894 – 1921). Nada menos que Albert Einstein escribió el prólogo de la biografía de Lasker publicada en 1952.

  • Dr. J. Hannak: Emanuel Lasker
  • Biografía de un campeón mundial de ajedrez
  • Con un prólogo del profesor Albert Einstein
  • Editorial Siegfried Engelhardt Berlín 1952

Prólogo del profesor Albert Einstein

Emanuel Lasker fue sin duda una de las personas más interesantes que conocí en mis últimos años. Podemos estar agradecidos a los que han registrado la historia de su vida para la posteridad y el futuro. Porque hay pocos que combinen una independencia de personalidad tan singular con un cálido interés por todas las grandes cuestiones de la humanidad. Yo mismo no soy ajedrecista y, por lo tanto, no puedo admirar el poder de su mente allí donde se encuentran sus mayores logros intelectuales: en el campo del ajedrez; de hecho, debo confesar que incluso en la forma del juego intelectual, la lucha de poder y el espíritu competitivo siempre me han repelido.

Conocí a Emanuel Lasker en casa de mi viejo amigo Alexander Moszkowski y llegué a conocerlo bien en los paseos que dimos juntos, donde intercambiamos opiniones sobre las cuestiones más diversas. Fue un intercambio un tanto unilateral en el que yo era más el receptor que el dador; pues a esta persona eminentemente productiva le resultaba más natural formarse sus propios pensamientos que ajustarse a los de otra persona.

Para mí, esta personalidad, a pesar de su actitud básicamente vital, tenía una nota trágica. El tremendo vigor mental sin el cual nadie puede ser ajedrecista estaba tan entrelazado con el juego del ajedrez que nunca pudo deshacerse del espíritu de este juego, incluso cuando se ocupaba de problemas filosóficos y humanos. Al mismo tiempo, me pareció que el ajedrez era para él más una profesión que el verdadero objetivo de su vida. Su verdadero anhelo parecía dirigirse hacia la comprensión científica y hacia esa belleza inherente a las creaciones lógicas; una belleza de cuyo círculo mágico no puede escapar nadie de quien haya amanecido alguna vez en algún lugar.

La existencia material y la independencia de Spinoza se basaban en lentes de molienda; el papel del ajedrez en la vida de Lasker era el correspondiente. Sin embargo, Spinoza era el mejor, ya que su negocio dejaba la mente libre y sin problemas, mientras que el juego de ajedrez de un maestro la sujeta, encadena y, en cierto modo, moldea la mente, de modo que la libertad interior y la imparcialidad incluso del más fuerte deben sufrir. Siempre lo sentí en nuestras conversaciones y al leer sus libros filosóficos. De estos libros, fue «La filosofía de lo inacabado» el que más me interesó; este libro no sólo es muy original, sino que también da una visión profunda de toda la personalidad de Lasker.

Lasker and Einstein
Albert Einstein y Emanuel Lasker

Ahora también tengo que justificarme porque no profundicé en el ensayo crítico de Emanuel Lasker sobre la teoría (especial) de la relatividad, ni por escrito ni en las conversaciones. Pero debo decir algo al respecto ahora, porque incluso en esta biografía, que se centra en lo puramente humano, suena algo así como un ligero reproche en un momento en que se menciona este ensayo.

La aguda mente analítica de Lasker reconoció inmediatamente que el punto central de toda la cuestión reside en la constancia de la velocidad de la luz (en el espacio vacío). Vio claramente que si se reconocía esta constancia, no se podía escapar de la relativización del tiempo (que no le gustaba en absoluto). ¿Y qué hacer? Lo intentó como Alejandro, bautizado como «el Grande» por los historiadores, cuando cortó el nudo gordiano.

El intento de solución de Lasker corresponde a la siguiente idea: «Nadie tiene conocimiento directo de la rapidez con que la luz se propaga en el espacio completamente vacío; pues incluso en el espacio interestelar sigue habiendo una cantidad de materia en todas partes, aunque sea mínima, y más aún en los espacios que el hombre ha vaciado lo mejor que ha podido. Entonces, ¿quién tiene derecho a negar que la velocidad de propagación en el espacio verdaderamente vacío es infinita? La respuesta a esto puede darse, por ejemplo, de la siguiente manera: «Es cierto que nadie sabe por conocimiento experimental directo cómo se propaga la luz en el espacio completamente vacío; pero debería ser casi imposible concebir una teoría razonable de la luz según la cual trazas mínimas de materia tengan una influencia significativa en la velocidad de propagación de la luz, pero que sea casi independiente de la densidad de esta materia».

Antes de que se establezca una teoría de este tipo, que, además, está en armonía con los fenómenos conocidos de la óptica en el espacio casi vacío, parece, pues, que para todo físico el mencionado nudo gordiano sigue esperando su solución, si no quiere contentarse con la solución actual. Moraleja: una mente fuerte no puede sustituir a unos dedos delicados. Pero me gustó la inquebrantable independencia de Lasker, una cualidad tan rara en una humanidad en la que casi todos, incluso los inteligentes, pertenecen a la clase de los colgados; y así lo dejé.

Me alegro por el lector de que conozca más de cerca esta personalidad fuerte y al mismo tiempo fina y amable gracias a esta simpática biografía; pero agradezco las horas de charla que me proporcionó este hombre inquieto, independiente y sin pretensiones.

Princeton, N. J., octubre de 1952
A. Einstein

Tal vez te Pueda Interesar



Deja un comentario