InicioArtículosLa Tragedia de un Genio. La Vida y la Muerte de Alexander...

La Tragedia de un Genio. La Vida y la Muerte de Alexander Alekhine

La Tragedia de un Genio. La Vida y la Muerte de Alexander Alekhine

Noble y abogado, colaborador nazi y alcohólico, antisemita y genio: Alexander Alekhine murió invicto y solo.

Alexander Alekhine, el único campeón mundial de la historia que conservó su título hasta su muerte. Se le llamó hombre de paz, su vida fue un reto para toda la sociedad, la revolución le privó de una enorme fortuna, la guerra le convirtió en un «colaborador nazi y un ferviente antisemita», y las circunstancias de su muerte siguen planteando interrogantes.

Noble hereditario, enemigo del pueblo

Alekhine era un noble hereditario. Su padre, Aleksandr Alekhin padre, era un activo consejero de Estado, líder de la nobleza de Voronezh, y su madre, Anisya Prokhorova, era hija de un rico trabajador de una fábrica. Los Alekhins no tenían problemas financieros antes de la Revolución de Octubre de 1917, y sus hijos podían recibir una mejor educación. Alekhine acabó convirtiéndose en abogado.

Ni su padre ni su madre vivieron para ver octubre de 1917, y tras la llegada de los bolcheviques al poder, Alekhine, su hermano mayor y su hermana Alexey y Varvara quedaron en la miseria.

Alekhine no vivió mucho tiempo bajo el nuevo gobierno. A finales de 1920 logró obtener el permiso para marcharse a Riga, de donde nunca regresó a Rusia. En 1927, cuando derrotó a Capablanca, ya ciudadano francés, en un banquete en París el gran maestro dijo: «El mito de la invencibilidad de Capablanca se ha roto». Al día siguiente los periódicos publicaron una versión ampliada de esta frase, añadiendo las palabras que el mito de la invencibilidad de los bolcheviques también debe ser destruido.

Sigue siendo un misterio si Alekhine las dijo realmente o si se le atribuyeron. Después de la famosa frase de Alekhine, su hermano lo repudió enérgicamente y Nikolai Krylenko, presidente del Tribunal Supremo de la URSS, lo calificó de «enemigo del pueblo».

Después de eso, su regreso a su patria quedó descartado, aunque las autoridades soviéticas negociaron con Alekhine su participación en torneos representativos celebrados en Moscú. El hermano de Alekhine fue fusilado en 1939 y su hermana murió en 1944.

Cómplice de los nazis, Shah-Führer del Tercer Reich

El hecho más controvertido de la biografía de Alekhine es su colaboración con los nazis. Aunque en 1939, cuando Alemania atacó a Polonia y lanzó la Segunda Guerra Mundial, Alekhine dejó clara su posición. En ese momento se encontraba en Argentina, donde se celebraba la Olimpiada de Ajedrez, y llamó a boicotear al equipo alemán. El capitán del equipo francés se negó a jugar con el equipo alemán, y todo el equipo siguió su ejemplo.

Alekhine se alistó como voluntario en el ejército francés en 1940 y sirvió como intérprete antes de establecerse en el sur del país tras el fin de las hostilidades contra Alemania. Fue a partir de finales de 1940 cuando comenzó su colaboración con los nazis. No se sabe qué habría hecho cada uno de nosotros en el lugar del Gran Maestro. ¿Habría dado sesiones de juego simultáneas a oficiales de la Wehrmacht, habría jugado bajo la bandera del Tercer Reich o habría pasado por el pelotón de fusilamiento? Sabiendo perfectamente que su esposa, una judía estadounidense con pasaporte británico, tampoco estaría viva.

Pero el hecho es que Alekhine compitió en torneos bajo la bandera de la esvástica, jugó con oficiales alemanes, dio clases de ajedrez al Gobernador General de Polonia, Hans Frank, y escribió artículos de gran repercusión. Incluso fue apodado el Shah Führer, y no pudo lavarse las manos de su colaboración con los nazis durante el resto de su vida.

Las explicaciones que Alekhine dio en su defensa fueron duramente rechazadas incluso por aquellos con los que tenía una relación bastante estrecha.

Ajedrez judío y ario

A Alekhine no se le perdonó tanto la colaboración con los alemanes, aunque se vio obligado a vivir en territorio ocupado y sólo se trasladó a Portugal a finales de su vida, como una serie de artículos bajo el título general de «Ajedrez judío y ario». En estos artículos, Alekhine realizó un estudio en 1941, que pretendía demostrar la falta de fuerza conceptual y de valor de los judíos.

Contrastó el estilo de juego ofensivo y atrevido de los arios con el defensivo de los judíos, basado en los errores del adversario. Nombró al ruso Mikhail Chigorin y al cubano José Raúl Capablanca como los ajedrecistas más destacados que predicaban el estilo ario. El campeón del mundo era un feroz antisemita, que acusaba a los ajedrecistas judíos de oportunismo y de obtener beneficios materiales a toda costa.

«¿Son los judíos una nación especialmente talentosa para el ajedrez? Con 30 años de experiencia, me atrevo a responder a esta pregunta de la siguiente manera: sí, los judíos tienen la mayor capacidad para utilizar su inteligencia e ingenio práctico en el ajedrez. Pero nunca ha habido un judío que fuera un verdadero artista del ajedrez», escribió Alekhine.

El campeón del mundo se mostró como un ferviente antisemita que acusó a los ajedrecistas judíos de oportunismo y de obtener beneficios materiales a toda costa.

Ya después de la guerra, Alekhine afirmó que sus notas teóricas sobre el ajedrez habían sido fuertemente editadas por los nazis. Sin embargo, su cuarta y última esposa, Grace Wieshard, entregó a los abogados seis manuscritos que Alekhine había escrito, titulados Ajedrez judío y ario.

La Muerte de Alexander Alekhine: Una muerte misteriosa

Después de la guerra, Alekhine vivió en Estoril, donde alquiló una habitación en el Park Hotel. Solitario: su esposa permaneció en Francia y, en general, era una mendiga.

Trató de volver a la órbita mundial del ajedrez, pero todos los intentos fueron severamente reprimidos por sus colegas. Y en el momento en que se llegó a un acuerdo para celebrar un partido por el título mundial en Londres entre él y el gran maestro soviético Mikhail Botvinnik, Alekhine murió en circunstancias misteriosas. El 23 de marzo de 1946, el Comité Ejecutivo de la FIDE decidió celebrar el partido y envió un telegrama a Portugal, ya la mañana siguiente se encontró el cuerpo de Alekhine en su habitación de hotel.

Estaba sentado en un sillón, a su lado una mesa con un tablero de ajedrez con una posición inicial y platos vacíos en la mesa del comedor. Según la versión oficial, que nadie creyó, el genial ajedrecista se atragantó con un trozo de carne alojado en las vías respiratorias, y los periódicos hablaron de angina de pecho e insuficiencia cardíaca. Pero incluso el hijo de Alekhine de su primera esposa se inclinaba más por creer que su padre había sido asesinado.

la Muerte de Alexander Alekhine
la Muerte de Alexander Alekhine

Los médicos que realizaron la autopsia admitieron más tarde que habían anotado lo que les habían dicho y que la muerte de Alexander Alekhine se había efectuado el día anterior al descubrimiento de su cuerpo.. Es cierto que uno de los médicos habló de una herida de bala y otro de envenenamiento. Y todos coincidieron en que había tenido una terrible cirrosis hepática debido a la adicción al alcohol.

¿Quién podría estar detrás del asesinato?

Es un misterio que todavía están tratando de resolver. Las teorías van desde los miembros de la resistencia francesa, que crearon una división especial para combatir a los colaboradores del nazismo, hasta el servicio secreto soviético, que no tenía ninguna ventaja en el partido Alekhine-Botvinnik para evitar una vergüenza. Ahora nadie sabrá la verdad.

Los médicos que realizaron la autopsia admitieron posteriormente que escribieron lo que se les dictó y que, de hecho, Alekhine había sido asesinado la víspera del día en que se descubrió su cadáver.

Alexander Alekhine fue un genio del ajedrez que llevó la preparación teórica de las partidas a niveles sin precedentes, inventó nuevas aperturas y se hizo famoso por su estilo de juego ofensivo. En su libro My Great Forerunners (Mis grandes precursores), Garry Kasparov se refirió a Alekhine como uno de los que inspiraron sus propios logros. Un ajedrecista de talento asombroso, un hombre con un destino y un carácter complejos se convirtió en una víctima de la época en la que vivió.

Admin
Adminhttps://jugadoresdeajedrez.com/
"El Ajedrez sirve, como pocas cosas en este mundo, para distraer y olvidar momentáneamente las preocupaciones de la vida diaria" -José Raúl Capablanca
RELATED ARTICLES

Most Popular