InicioArtículosSexto sentido: Cómo Capablanca consiguió la corona de ajedrez

Sexto sentido: Cómo Capablanca consiguió la corona de ajedrez

Sexto sentido Cómo Capablanca consiguió la corona de ajedrez

A José Raúl Capablanca no le gustaba entrenar, pero adoraba a las mujeres. Y ocupó la corona del ajedrez durante seis años, y finalmente la perdió ante el maestro ruso.

Los ajedrecistas honran sagradamente su historia y tradiciones.. A Capablanca no le gustaba entrenar, afirmó que no tenía ajedrez en casa, disfrutó de un tremendo éxito con las mujeres y, como resultado, conectó firmemente su destino con dos inmigrantes de Rusia: una belleza y un jugador de ajedrez.

Abandonar la universidad por el ajedrez

José Raúl Capablanca nació en Cuba, en una época en la que aún no era reconocida como un territorio independiente, sino que se encontraba bajo dominio de España como colonia.

Capablanca, invitado a España como una excepción, silenció a todos, logrando el primer puesto al final del torneo y convirtiéndose en aspirante al título mundial.

En su autobiografía, el campeón cuenta que aprendió a jugar al ajedrez a los cuatro años, cuando veía a su padre jugar con un colega. Ya al ​​tercer día, habiendo aprendido cómo se mueven las piezas, Capablanca jugó una partida con su padre y ganó. Fue el primer éxito de un genio del ajedrez.

El padre, al ver el talento de un jugador de ajedrez en su hijo, lo llevó a un club de ajedrez. El pequeño no se perdió entre los adultos e incluso ganó varias partidas ante reconocidos maestros cubanos, aunque en un principio sacó ventaja de toda una dama. Pero Capablanca practicó mucho y ya a los diez años demostró que era uno de los ajedrecistas más fuertes del país. Y dos años después, José derrotó al actual campeón de Cuba, Juan Corso . Pero lo más sorprendente fue que antes de este partido, Capablanca no estudió teoría del ajedrez, no leyó libros de texto. Actuó puramente por capricho. Y así se desarrolló el estilo característico de Capablanca.

El ajedrez para el cubano fue secundario hasta los 20 años. A los 16, Capablanca se mudó a Nueva York para estudiar inglés y recibir una educación. A la edad de 18 años, José aprobó con éxito los exámenes y fue admitido en la Universidad de Columbia, donde, por cierto, logró jugar en el equipo de béisbol. En América, José vivió gracias a la ayuda económica de un amigo de su padre, quien insistió en que el joven estudiara química, no ajedrez. Pero el amor por el juego todavía se hizo sentir. Capablanca asistió en secreto al Club de Ajedrez de Manhattan durante dos años antes de abandonar la universidad para concentrarse en el ajedrez, sin el apoyo de su rico mecenas.

Cómo convertirse en un campeón sin jugar

Los maestros de ajedrez más destacados de principios del siglo XX frecuentaban el Manhattan Club. Allí, Capablanca enfrentó a Lasker por primera vez, venciéndolo en el torneo de blitz, y también conoció a Frank Marshall , uno de los ajedrecistas más fuertes del mundo. El partido con él fue para Capablanca el inicio de un nuevo hito en su carrera deportiva. Frank era considerado el favorito indiscutible, pero fue aplastado, perdiendo ocho juegos y ganando solo uno. A partir de ese encuentro comenzó el ascenso del genio cubano a la corona del ajedrez, que ostentó Emanuel Lasker durante 27 años seguidos.

El debut de Capablanca en el escenario europeo tuvo lugar en 1911 en un torneo en San Sebastián, que reunió a todos los ajedrecistas más fuertes del mundo, excepto Lasker. Algunos competidores objetaron la participación del cubano argumentando que no tenía suficiente experiencia. Sin embargo, Capablanca, todavía invitado a España como una excepción, silenció a todos, logrando el primer puesto al final del torneo y convirtiéndose en aspirante al título mundial. Pero Lasker presentó tales condiciones para el partido al retador que se vio obligado a abandonar la lucha por la corona.

LEER  Cómo Judit Polgar recreó sus primeros entrenamientos con un grupo de ajedrecistas indias

Sin embargo, ganar el título era cuestión de tiempo. El maestro cubano superó a todos los oponentes durante los años siguientes, ganando un torneo representativo tras otro. Afortunadamente, trabajar para el departamento diplomático cubano hizo posible combinar las asignaciones oficiales y el ajedrez. Y en enero de 1920, Lasker y Capablanca finalmente acordaron realizar un campeonato. Sin embargo, seis meses después, Lasker conmocionó al mundo del ajedrez… al renunciar al título de campeón. Pero la abdicación no fue reconocida y, sin embargo, el partido tuvo lugar en 1921 en La Habana. Los muros nativos de Capablanca ayudaron: Lasker, agotado por el clima cálido y húmedo, no ganó ni un solo de 14 juegos, perdió cuatro, y se negó a continuar el encuentro. El victorioso Capablanca fue reconocido oficialmente como tercer campeón del mundo.

Poseedor del récord invicto y favorito de las mujeres

Habiendo ganado el título, Capablanca redujo significativamente la cantidad de torneos en los que participó. Sin embargo, no se convirtió en un recluso, estableciendo varios récords mundiales. Por ejemplo, de 1916 a 1924 José Raúl no perdió un solo juego. Y la derrota en el torneo internacional de Nueva York se debió a una enfermedad: el campeón enfermó de gripe y obviamente no jugó con toda su fuerza en los primeros juegos. Capablanca estableció otro récord curioso en 1922. En el marco de una gira por Estados Unidos, el ajedrecista realizó una sesión de juego simultáneo en 103 tableros a la vez. Y solo uno de los oponentes del campeón defensor logró empatar el juego.

Habiéndose convertido en campeón, el cubano arregló su vida familiar. Un hombre encantador, educado y de buenos modales disfrutó de la atención de las mujeres de todo el mundo, pero tomó a una compatriota como esposa: Gloria Simony Betancourt . La esposa dio a luz a un hijo y una hija del jugador de ajedrez, y él era un padre cariñoso, pero el matrimonio se vino abajo después de unos años.

En el marco de una gira por Estados Unidos, el ajedrecista realizó una sesión de juego simultáneo en 103 tableros a la vez. Y solo uno de los oponentes del campeón defensor logró empatar el juego.

Los frecuentes viajes de Capablanca por todo el mundo no favorecían el bienestar familiar. Además, el campeón, según sus contemporáneos, a veces tenía aventuras amorosas. En 1934 conoció a Olga Chagodaeva, una emigrante rusa, que se convirtió en su compañera hasta el final de sus días, sobreviviendo a su marido más de medio siglo.

Jose raul capalanca y Olga Chagodaeva
Jose raul capalanca y Olga Chagodaeva

Curiosamente, en la segunda mitad de la década de 1920 Capablanca se entusiasmó con la idea de desarrollar un ajedrez nuevo y mejorado, ya que creía que sin cambios radicales el juego pronto se encontraría en «tierra de nadie». La idea principal del cubano era añadir dos nuevas piezas, el arzobispo y el canciller, que cambiarían todos los conceptos existentes del juego y crearían espacio para la creatividad. Pero el ajedrez en un tablero de 10×8 o incluso de 10×10 resultó demasiado engorroso y poco práctico. Capablanca y Maroczy jugaron una partida de exhibición, pero eso fue todo. Y el «empate a muerte» nunca llegó.

Dos rusos en el camino de la vida

Dos personas de Rusia tuvieron una influencia decisiva en el camino de la vida de Capablanca. Chagodaeva se convirtió en la segunda esposa del gran ajedrecista y lo acompañó a casi todos los torneos. Y el destacado Alexander Alekhine lo privó de la corona del ajedrez. Sin embargo, el camino del maestro, que nació en el Imperio Ruso, pero se mudó a Francia, al título de campeón mundial fue espinoso, ya que José Raúl decidió defenderse a sí mismo y a su título con el “Protocolo de Londres”. De acuerdo con las nuevas reglas, el solicitante tenía que proporcionar un fondo de premios de 10 mil dólares. Por un lado, era una cantidad enorme, por otro lado, el campeón ya no podía rechazar el partido con quienes lo aportaron.

El primero en conseguir el premio en metálico fue Alekhine. El match iba a celebrarse en Buenos Aires, y la primera partida estaba prevista para el 16 de septiembre. Según las reglas, el campeón del match era el ajedrecista con seis victorias, mientras que las tablas no se tenían en cuenta. Los contemporáneos comentaron que Capablanca, como de costumbre, no se preparó mucho para el match, ni estudió el estilo de juego de su rival, al que ya había enfrentado y vencido más de una vez. Al mismo tiempo, Aliekhin analizó cuidadosamente el juego del vigente campeón, tratando de encontrar su punto vulnerable.

LEER  Palabras de sabiduría para el juego y la vida

En la primera partida se produjo una sensación. Aliekhin venció a Capablanca por primera vez en su vida y ganaba 1-0. Pero el experimentado maestro cubano tomó la delantera en la tercera y séptima partidas. Pero Alexander no se desanimó y ganó dos partidas seguidas: la undécima y la duodécima. Durante las tres semanas siguientes los ajedrecistas jugaron en tablas, con una excepción: Aliekhin consiguió el cuarto punto. No fue hasta los últimos días de noviembre, hace exactamente 89 años, cuando se decidió definitivamente el destino del encuentro. El ruso había superado a su experimentado rival y se había transformado de aspirante a campeón. Se jugaron un total de 34 partidas. Después de un encuentro tan largo, el «Protocolo de Londres» y los partidos sin límite se abandonaron durante décadas.

La intuición es el arma principal de Capablanca

Capablanca intentó muchas veces asegurarse la revancha y retó a su principal rival a una nueva batalla por la corona ajedrecística hasta 1941. Sin embargo, nunca tuvo lugar. O el gobierno cubano no le daba el dinero, o Alekhine se preparaba para ser reclutado por el ejército, o las condiciones propuestas por el retador o campeón no convenían a su rival. De un modo u otro, Capablanca no tuvo oportunidad de recuperar la corona ajedrecística. Jugó mucho en torneos de todo el mundo, pero hacia el final de su carrera empezó a cometer graves errores y perdió su aura de invencibilidad. En marzo de 1942 Capablanca murió en su querido Club de Ajedrez de Manhattan.

A pesar de que han pasado más de 70 años desde la muerte del campeón, todavía hay verdadera polémica en torno a su estilo de juego. ¿Qué fue destacable del juego de Capablanca? El hecho de que él, al no tener libros de texto de ajedrez en su infancia, apenas los usó a lo largo de su vida. Entrenaba muy poco y bromeaba diciendo que no tenía ningún tablero de ajedrez en casa, pero jugaba intuitivamente, entendiendo lo que estaba pasando con una especie de sexto sentido. Si Steinitz es el mayor teórico del ajedrez, entonces Capablanca es exactamente lo contrario. El cubano no desarrolló combinaciones ingeniosas, solo necesitó una mirada para evaluar la situación en el tablero y encontrar la continuación adecuada. Por ejemplo, la partida de Capablanca y Marshall, jugada en 1918, conquistó a todos los lectores de ajedrez.

Marshall utilizó un lance que había estado desarrollando durante nueve años. Sin embargo, José Raúl lo descifró intuitivamente como una nuez madura y superó a su oponente.

La especial forma de pensar del gran maestro también afectaba a su forma de jugar. Capablanca fue apodado la Máquina Automática de Ajedrez, porque, habiendo encontrado rápidamente la solución correcta, realizaba inmediatamente una jugada, sin dar tregua a su rival. A principios del siglo XX, José Raúl era el jugador blitz consumado: no tenía rival en velocidad de pensamiento. Sin embargo, según los historiadores del ajedrez, los puntos fuertes de Capablanca se convirtieron en debilidades en el momento más crítico: durante una partida con Alekhine. Capablanca, sintiéndose responsable, no confió únicamente en su intuición e intentó cambiar su estilo, por lo que cometió errores al elegir jugadas equivocadas. Está claro que en la era de la tecnología informática la aparición de un genio así simplemente no es posible. Y tanto más valioso es conservar el recuerdo de un campeón que realmente impresionó a los que le rodeaban con su singularidad.

4.7/5 - (12 votos)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ariel Cube
Ariel Cubehttps://ratings.fide.com/profile/167665
El ajedrez es como un espejo que refleja nuestra mente, donde cada partida es un desafío que nos invita a explorar nuestro ingenio y superar nuestros límites estratégicos y creativos.

3 COMENTARIOS

  1. Ariel cube, muy buen artículo el suyo sobre El Gran Capablanca pero por poco ni lo leo, es que de donde usted copio el calificativo que Cuba es la isla de la libertad, cuando más bien Cuba lleva más de 60 años sin libertad.

    • Hola Rafael ¡Gracias por tu comentario!
      Realicé una edición eliminando la referencia a Cuba como «la Isla de la Libertad», reconociendo los debates sobre la libertad en el país. Destaco la importancia de José Raúl Capablanca en el ajedrez. Valorando tu perspectiva. ¡Saludos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas entradas

RECOMENDADO

FIDE y Chess.com llevan el ajedrez a la serie de deportes electrónicos olímpicos

El ajedrez relámpago se incluirá en la próxima serie inaugural de deportes electrónicos olímpicos 2023, con Chess.com como anfitrión de un evento clasificatorio único. La plataforma de...

Los Mejores Jugadores de Ajedrez de India

➤ Ranking de India La lista del ranking de los mejores jugadores de ajedrez de India, ordenada por la clasificación de la FIDE. La lista contiene...

El GM Pichot se muda a España y critica a la Federación Argentina de ajedrez

El GM Alan Pichot , el jugador más fuerte de América Latina durante años, se mudó de Argentina y se convirtió en el quinto jugador mejor...

5 cosas que hacer en una posición perdedora

En una partida de ajedrez, normalmente nos enfrentamos a muchos momentos críticos en los que necesitamos encontrar el plan adecuado para conseguir o incluso...

Nepomniachtchi empata contra Caruana y Giri se acerca

La partida más importante de la ronda entre Ian Nepomniachtchi y Fabiano Caruana no tuvo éxito desde el principio y terminó de forma poco...